Mely una ciclista que, bajó de peso.

Mely, atravesó un proceso para bajar de peso con los modelos de PNL (Programación Neuro-Lingüística) y el coaching y  a quien me ha dado un gran gusto poder acompañarla en esta gran experiencia para ella y que, nuevamente viene a confirmar que los caminos de estas experiencias siempre te llevarán a tomas las elecciones más sanas para tu cuerpo y mente.

Te comparto la historia de una chica que, ahora se ha convertido en una ciclista que diariamente recorre kms de distancia, descrita en una entrevista por Raquel Flores Valdivia, fotógrafa y reportera de SEDESOL.

Mely, ciclista urbana de corazón

 

“La bicicleta es su principal medio de transporte y de vida ya que le ayudó a recuperar su peso adecuado y a superar una fuerte depresión.

¡Se siente calor, mucho calor! Es una frase cada vez más recurrente que se escucha entre los tapatíos sin importar si es medio día, de mañana o de noche.

Hablar de los motivos por los cuales se sienten más altas temperaturas en nuestro estado generalmente queda en charla y no en acciones voluntarias que permitan aminorar los efectos del calentamiento climático de una forma contundente.

No obstante, basta con mirar alrededor para conocer que siempre hay personas con la capacidad de intentar cambiar el mundo en que vivimos. Hoy al salir de mi empleo vi a una compañera salir caminando, con sus manos tomadas del manubrio de una bicicleta y alistándose para montarla.

A la pregunta expresa: ¿Utilizas bicicleta para venir al trabajo y regresar?. Respondió sí, pero lo impresionante es que recorre desde el municipio de Tonalá hasta el de Guadalajara lo que convierte a mi compañera María del Carmen Camacho Vieyra en un caso excepcional al recorrer en total 36 kilómetros diarios.

Todas las mañanas a todas horas, automotores van y vienen de un lado a otro e intentan avanzar a toda prisa, pero no lo consiguen ya que es una “nata” interminable autos la que se ha apoderado de Guadalajara, ciudad que en antaño era conocida como una “Ciudad Bicicletera” con un clima totalmente trastornado.

Mely, la ciclista urbana como la he nombrado, desarrolló el hábito de andar en bicicleta después de sufrir sobrepeso, depresión y ansiedad. Derivado de estos problemas comenzó a ir a terapia neurolingüística y a ejercitarse; primero caminando y después rodando en bici.

“Inicialmente me designaba un motivo para utilizar la bicicleta; algo así como una visita, atender a un cliente o ir a surtir material para la imprenta familiar que tenemos, por la Glorieta de la Bandera”, explicó.

Los resultados físicos y mentales pronto fueron notorios  y positivos para Mely; lo cual fue aún más motivante para continuar con esa actividad.

Su más reciente empleo en la Delegación Jalisco de SEDESOL,  que se ubica en la zona de la Glorieta Minerva su rutina cambió ya que sus horarios libres son un poco más reducidos y adoptó definitivamente a la bicicleta como su principal medio de transporte.

En el trayecto de ida y vuelta, sede su casa, en Tonalá hasta la oficina en el municipio de Guadalajara, Camacho Vieyra quien recorre 36 kilómetros, en aproximadamente 40 minutos incluso en menor tiempo que en automóvil o transporte público.

La mujer de 40 años, asegura que aunque en ocasiones tiene que transitar por calles y avenidas prácticamente invadidas por autos y estranguladas por innumerables obras viales, es mayor el beneficio que obtiene al  transportarse en bicicleta ya que ahorra dinero y tiempo, además de mantenerse en forma deportiva y seguir con la tradición familiar heredara de su padre y hermano de practicar ciclismo.

Lo Dijo

“Solo estando como automovilista, ciclista y peatón puedes comprender las razones y necesidades de cada uno, por eso todos debemos de hacer conciencia ponernos en el lugar del otro para crear armonía y evitar provocar accidentes. Finalmente todos vamos circulando y podemos ser victimas”.

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: